lunes, 10 de septiembre de 2012

Un barranquillero aportó innovación a la industria editorial que no se daba hace 500 años

Rafael Salcedo Vengoechea
Rafael Salcedo Vengoechea es un barranquillero, hijo de Rafael Salcedo Villarreal y Lilia Rosa Vengoechea. Es el mayor de ocho hermanos cuya vida ha girado siempre alrededor de Editorial Mejoras, la empresa que fundó su papá hace más de 70 años.

Para Barranquilla es un orgullo que en la Puerta de Oro se haya dado en esta empresa y esta familia una pauta en la historia de la litografía de la ciudad y el mundo un aporte para la innovación  de las artes gráficas:  Método simplificado de recogida de un libro.

Como siempre, las mejores ideas son resultado de una situación aparentemente crítica y difícil de solucionar. Cuenta Rafael Salcedo al periodista Rafael Sarmiento en una entrevista que  "todo empezó cuando a su oficina de Editorial Mejoras se le presentó el rector-fundador de la Universidad Simón Bolívar José Consuegra Higgins a ordenarle la edición e impresión de 12 mil ejemplares de la revista Desarrollo Indoamericano". Un requerimiento como ese, para ser cumplido en dos días, cuando lo normal eran máximo 2 mil revistas con dos semanas previas de producción fue el motivo que lo llevó a la innovación de la que logró la patente de un método rápido de imprimir y encuadernar una revista o un libro. En esto ayudó su esposa y su hijo Rafael Salcedo Hernández, que es ingeniero industrial. En el diseño del método tuvo el apoyo de Lucy y Jorge Hernández, así como del grupo de investigación, innovación y desarrollo empresarial de la Universidad Simón Bolívar.


Según el título de la Resolución número 32558 y el certificado 29069 de la Superintendencia de Industria y Comercio, es un "método simplificado de recogida de un libro''. Llegar al reconocimiento formal del invento no fue fácil ni sencillo, pero lo logró en diciembre de 2007 cuando lo publicó la Gaceta oficial número 588. Se convirtió en uno de los pocos que ha logrado inventar un método para la industria editorial que no se daba hace casi 500 años. Un suceso como este debe quedar registrado en la historia de los 200 años de Barranquilla, pero también en la memoria y corazones de todos los nacidos y residenciados en La Arenosa. Rafael Salcedo Vengoechea, la familia de Editorial Mejoras y todo su equipo de colaboradores son huella valiosa en el Bicentenario de Barranquilla. 

"método simplificado de recogida de un libro''
El método aplica una ecuación matemática para enumerar las páginas del futuro libro, que se imprimen en una resma de papel bond de un metro de largo por 70 centímetros de ancho. Luego a la resma impresa se le coloca encima otra resma igualmente impresa, tras hacerle un giro de 180 grados, se guillotinan y la misma máquina encuadernadora las toma de la guillotina y las intercala. El libro, matemáticamente, queda encuadernado con sus páginas ordenadas numéricamente. Esto fue lo que avaló la Superintendencia de Industria y Comercio.

Referencias 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por sus comentarios y hacer parte de la Fiesta de Todos, Bicentenario de Barranquilla.