miércoles, 23 de enero de 2013

Shakira es Barranquilla

La Puerta de Oro de Colombia está de celebración por sus 200 años y porque recibió con emoción y siguió con el mundo la expectativa del hijo de una barranquillera que cuenta con la admiración del mundo por su forma de ser y por el trabajo de su carrera profesional, Shakira. Milán es el hijo de Shakira y Gerard Piqué. Lleva sangre barranquillera y eso lo hace hijo de una ciudad abierta al mundo como ha sido la carrera de su progenitora.

Por una especial razón pueden los barranquilleros recordar y sentir a Shakira, un niña llena de gracia que recorrió los escenarios locales anunciando con su sin igual manera de cautivar lo que sería en su adultez. Barranquilla conserva en la memoria colectiva la niña, la adolescente de cabellos oscuros, sonrisa cálida y tierna, voz, baile y talento en los colegios, escenarios culturales, registros de prensa que compartía en medio de la mayor sencillez lo que esperaba abrigar en su futuro.

"Shakira será profeta en su tierra?" le preguntó un joven periodista local cuando apenas lanzaba su primer trabajo discográfico y como si escucháramos la misma mujer de hoy llena de seguridad en lo que ha conseguido respondió que haría fama internacional y luego volvería porque ella sería profeta en su tierra. Ayer logró la mayor satisfacción que mujer alguna puede obtener al tener su primer hijo en brazos y dentro de pocos días llegará a su cumpleaños número 36, el primer cumpleaños como madre.

Shakira nació el 2 de febrero de 1977, hija de Nidia Ripoll de descendencia española de Cataluña y William Mebarak, de origen libanés. Es la suma de la diversidad propia de Barranquilla y que da a sus hijos e hijas también una condición especial para sus vidas. Comenzó a escribir y componer canciones desde temprana edad y entre las primeras "Tus Gafas Oscuras", dedicada a su padre. En los años 80's, programas de televisión de Telecaribe  la eligieron como ganadora de concursos. A sus 13 años empezó su carrera profesional en Barranquilla y en ese trayecto inicial encontró quienes confiaron y no confiaron en ella y su talento. Sin embargo lo más grande e importante fue la constante, el acompañamiento de sus padres y la confianza en sí misma.


La historia de su brillante carrera, su producción musical y sus acciones sociales a favor de los más vulnerables son huella en todos los rincones del mundo, huellas en el Bicentenario de Barranquilla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por sus comentarios y hacer parte de la Fiesta de Todos, Bicentenario de Barranquilla.