miércoles, 4 de julio de 2012

Víctor Tamayo, patriota de la Fe.

Nació el 20 de Julio de 1937, en medio de izadas de bandera, una fecha que perfiló su espíritu libertario y patriota, en un hogar numeroso en Anorí, Antioquia. Su nacimiento en el día Nacional de Colombia era casi un presagio de lo que este hombre significaría para el país: un ‘Patriota de la Fe’. 
 Monseñor Víctor Tamayo no ha perdido del todo su raíz paisa, pero su amor por Curramba lo hizo merecedor del título ‘barranquillero honorario’ por la Alcaldía Distrital de Barranquilla en 2009. Padre Tamayo o ‘Tamayito’ se le dice en Barranquilla con respeto, cariño y admiración. Hace 55 años, llegó a La Arenosa y ha aplicado con acciones lo que el llama una “estrategia de amor”. “Cuando tienes la misión de ser párroco, lo primero que haces es construir el cuerpo de la Iglesia y eso se logra haciendo amigos. Por eso, cuando era más joven jugaba fútbol con los muchachos, me hacía amigo de las familias e íbamos, juntos, buscando un lugar donde celebrar la misa, entonces, surgía la necesidad de construir el templo. Juan Pablo II definía la parroquia como la casa de Dios en medio de las casas de los hombres, y eso era lo que yo buscaba cuando llegaba a edificar la comunidad parroquial”, cuenta monseñor Víctor Tamayo, obispo auxiliar. Su labor ha edificado más de 20 templos en Barranquilla, misión fortalecida en los últimos 8 años con la campaña ‘Catedratón’ de la Arquidiócesis de Barranquilla; la construcción de la Casa Sacerdotal para sacerdotes ancianos y el Santuario de Nuestra Señora de La Paz en el Morro, desde donde se promueve la devoción a la Virgen María con las peregrinaciones multitudinarias. 
En 1968 creó ASOBOSQUE, colegio para el barrio El Bosque y colegio parroquial San Pancracio. Ha sido párroco en San Clemente, San Pío Décimo, la Santa Cruz, San Pancracio, Divino Niño, Corazón Inmaculado de María y la Catedral, entre otras; ecónomo del Seminario Regional Juan XXIII, vicario general y vicario de administración de la Arquidiócesis. Contribuyó con la gestación de importantes proyectos sociales como el UCLAD –Unidos contra la Droga-, el Hogar Santa Helena, y la Fundación Pan y Panela, que diariamente brinda desayunos y almuerzos a más de 1.000 niños en Barranquilla y Soledad. Es presidente de la Comisión Nacional Episcolar de la Primera Infancia. 
En el 2008, el entonces alcalde de Barranquilla, Alejandro Char Chaljub, lo nombró ‘Secretario Espiritual’ del Gabinete Distrital; y en enero de 2012, la actual Alcaldesa del Bicentenario, Elsa Noguera ratificó tal designación. Su historia en Barranquilla ha dejado una huella de fe y amor por la Patria, esas que identificará la Consejería dentro de su Proyecto Huellas del Bicentenario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por sus comentarios y hacer parte de la Fiesta de Todos, Bicentenario de Barranquilla.